Posturas para descansar bien
Descansar bien es muy importante para estar al 100% durante todo el día. Por eso, hoy os vamos a enseñar la que se ha demostrado que es la mejor postura para recargar pilas. Todo ello explicando lo bueno y lo malo de cada una de las posturas que solemos adoptar cuando descansamos. Son las siguientes:

Dormir de lado es lo más común y recomendado. Este tipo de postura implica la necesidad de una almohadilla más gorda para que se llene el hueco que queda entre el hombro y el cuello, algo que algunas personas suplen colocando el brazo de bajo de la almohada. Lo más importante es que la columna vertebral esté recta y nunca doblada. La mejor posición para dormir de lado es la posición fetal, acercando las rodillas hasta el pecho. Haciendo eso disfrutaremos de un buen descanso, pues es la mejor postura para tener una buena respiración y evitar cualquier tipo de obstrucción.

Dormir boca arriba implica tener un almohada poco gruesa, pues eso haría que la cabeza estuviera demasiado elevada, perjudicando a las cervicales y a la espalda gravemente. La cabeza tiene que estar un poco inclinada hacia atrás, pues con ello conseguiremos una mejor respiración. Las piernas tienen que estar estiradas y a poder ser con un cojín en las corvas para que las rodillas estas descansen.

Por último, las personas que duermen boca abajo son las que descansan menos. Es una postura bastante forzada y la cabeza se tiene que inclinar ligeramente hacia un lado, lo que hace que las cervicales se vean muy perjudicadas. Con esta postura lo mejor es dormir sin almohada, aunque así tampoco evitaremos que muchas veces se nos duerma alguna parte del cuerpo como brazos o piernas por culpa de una postura poco natural.

Sea como sea, lo mejor siempre es la variedad, intentando no dormir siempre con la misma postura. Así compensaremos las desventajas que tienen todas las posturas.