Potomanía: beber demasiada agua
El agua es fuente de salud, necesaria para la hidratación del cuerpo. Pero un consumo excesivo de agua puede derivar en un síntoma de un desequilibrio psiquiátrico conocido como potomanía, pues tiene bastantes aspectos en común con otros trastornos del control sobre nuestros impulsos. Se trata de un trastorno bastante desconocido que consiste en un fuerte deseo de beber gran cantidad de líquido, de forma casi compulsiva y sin necesidad precisamente de tener sed, esto viene acompañado de una sensación placentera, que crea una especie de adicción al agua. Una persona puede ser consciente de que bebe demasiada agua cuando ingiere 7 litros o más, si ese es el caso deberías acudir al especialista con el fin de descartar otros problemas.

Beber cantidades exageradas de agua u otros líquidos puede dañar seriamente la hipófisis, los riñones y el corazón, ya que el organismo no tiene suficiente capacidad para procesar todo el líquido en el interior del cuerpo. Muchos episodios repetidos de potomanía, puede alterar los componentes de la sangre haciendo que se diluyan más de la cuenta y se produzca un desequilibrio en la concentración de electrolitos.

La hiponatremia es una consecuencia grave que puede aparecer en caso de potomanía. Consiste en que el organismo concentra una cantidad muy baja de sodio en la sangre puede impedir el correcto funcionamiento del cerebro, los músculos, los órganos y el metabolismo. El resultado puede provocar náuseas, cafaleas, letargia, convulsiones, e incluso llegar al coma.

Recomendaciones: Bebe unos 2 litros de agua diarios, pudiendo ser 3 litros en pleno verano si hace mucha calor. La hidratación es fundamental. Bebe cuando tengas sed. No bebas por impulso. Si notas que orinas demasiado frecuente es posible que estés ingiriendo más agua de la que tu organismo necesita.