Preparar la piel para un bronceado saludable
El verano ya está aquí y nos queremos ver espléndidas. Si quieres tener un estupendo bronceado sin que tu piel sufra es importante que tengas en cuenta algunos consejos básicos antes de empezar a tomar sol. Lo primero que debes hacer es una buena limpieza e hidratación de la piel para mantenerla en óptimas condiciones. Por eso, antes de ponerte un protector solar y exponerte a los rayos, es fundamental que mantengas tu piel limpia y algo humedecida.

Puedes lavarte con agua y con un buen jabón neutro, para posteriormente exfoliar tu piel para eliminar impurezas y células muertas. Si deseas hacerlo con productos naturales, te recomendamos utilizar una mezcla de zumo de limón con azúcar, aplicando pequeños masajes circulares.

Para hidratar la piel, a parte de las cremas, también es necesario beber abundante agua y comer mucha fruta o verduras, que proporcionarán buena cantidad de líquido al organismo. En este sentido, la ingesta de alimentos ricos en vitamina A, favorecerán la producción de melanina. Mientras que la vitamina B y E ayudan a prevenir la descamación y deshidratación de la piel.

Si nuestra piel es muy clarita, podremos utilizar cremas prebronceadoras que también ayudarán a aumentar los niveles de melanina de nuestra piel. Por último, deberemos elegir un protector solar adecuado que dependerá de nuestra raza, aunque se recomienda que en todos los casos el factor sea superior al 15. Recuerda aplicarte los protectores por lo menos media hora antes de la exposición solar, de ese modo penetrará en la piel y la protección será ideal.

Por último, no olvides cuidar también el cabello y los labios de los rayos, que pueden dañarlos. Compra una crema para peinar tu pelo de forma que no se reseque y un labial adecuado para proteger los morritos de la agresión solar. De este modo conseguirás lucir un hermoso bronceado sin arriesgarte a sufrir quemaduras.