Prevenir la neumonía
La neumonía o pulmonía es una infección del aparato respiratorio, que puede estar causada por diferentes gérmenes y que se caracteriza por mostrar síntomas como fiebre alta, escalofríos, expectoración, malestar general, cansancio y dolor en el pecho. Para su diagnostico precisa la realización de una radiografía de tórax, que permitirá ver si hay acumulación de secreciones o infección. La neumonía es una de las infecciones más frecuentes entre la población y si no es tratada correctamente puede causar la muerte.

Las personas más propicias a sufrir una pulmonía es recomendable que acudan de forma regular a los controles de sus especialistas. Los grupos de riesgo son los pacientes a partir de 65 años con problemas con el alcohol, fumadores o los que padecen dolencias respiratorias. Para todos ellos, es importante la vacunación antigripal, ya que la gripe común puede derivar en una neumonía, especialmente en invierno. El tratamiento se realiza con antibióticos antibacterianos y antivíricos durante al menos unos 10 días. La enfermedad puede durar entre 9 y 12 días. Se considera que está curada cuando lleva al menos tres días sin fiebre.

Cada 15 segundos muere un niño de neumonía en el mundo, especialmente en los países en desarrollo.

Recomendaciones:
- Evita coger frío cuando salgas de la ducha.
- No salgas a la calle con el pelo mojado.
- Utiliza ropa de abrigo siempre que sea necesario.
- Evita beber agua helada.
- No te expongas a cabios bruscos de temperatura.
- Toma mucha Vitamina C.
- Realiza deporte a diario.