Prevenir las intoxicaciones alimentarias
La intoxicación alimentaria se produce cuando tomamos alimentos que están en mal estado o porque están contaminados por bacterias, virus o parásitos. Cuando se produce una intoxicación podemos tener diferente sintomatología, aunque principalmente se tratará de vómitos y diarreas, aunque puede darse una sintomatología de mayor gravedad.

Entre las intoxicaciones más comunes son la salmonelosis, producida por una bacteria denominada Salmonella que se encuentra sobre todo en el huevo crudo y en los alimentos preparados con él y las producidas por pescados y mariscos en mal estado. Para evitarlo debemos conservarlos siempre en el lugar más frío de la nevera y no se deben consumir nunca si tienen un olor intenso o mal olor.

Para prevenirla sólo es necesario seguir una serie de pautas:

– Lávate las manos después de manipular alimentos crudos y lava muy bien las verduras y las frutas antes de consumirlas.

– Lava la vajilla en el lavavajillas. Lavando a mano no podrás alcanzar los 70 grados de temperatura que hacen falta para desinfectar y eliminar los gérmenes de un modo óptimo.

– No pongas carne ni pescados ya cocidos en el mismo plato donde estaban los alimentos crudos, a menos que los hayamos lavado concienzudamente.

– No tomes alimentos envasados que tengan el sello roto ni latas que tengan protuberancias o muescas.

– Es necesario lavar los huevos antes de utilizarlos. Si rompemos uno y vemos que está en mal estado, deberemos utilizar los restantes en otro recipiente.

– Después de cada lavado limpia y desinfecta el estropajo o la bayeta y cámbialos con frecuencia.

– Si viajas a un lugar donde sea probable que los alimentos estén contaminados deberemos tomarlos siempre cocidos y frescos, beber agua hervida y no tomar vegetales crudos.