Prevenir y curar una insolación
Llevamos unos días con temperaturas que superan los 30 grados y todavía quedan muchos más por delante, ya que apenas faltan unas semanas para el caluroso verano. En esta época estival, a veces estamos mucho tiempo en la calle o en la playa bajo el sol y corremos el riesgo de sufrir una insolación. El mejor remedio para una insolación es prevenir, pero también te aconsejamos qué hacer una vez que sufres este desagradable enfermedad.

Lo más importante de todo es evitar estar expuestos al sol en les peores horas del día, es decir, entre las 12 y las 4, pero si tenemos que estar irremediablemente, hay que intentar llevar un gorro, gafas de sol y beber agua de ves en cuando para evitar la deshidratación. Un método que utilizaban los campesinos que estaban mucho tiempo al sol era colocar una hoja de col o de repollo húmeda debajo del sombrero pero igual para ir a la playa no es muy cómodo…

Si cuando llegas a casa, o por la noche te encuentras mal es posible que te hayas insolado. Los síntomas son temperatura corporal alta, piel seca y roja, dolor de cabeza, mareos, vómitos… y esto se produce porque el sistema de refrigeramiento de nuestro cuerpo falla temporalmente y se produce una acumulación de calor.

El remedio más rápido es darse un baño de agua tibia para que baje la temperatura y beber mucha agua. Es bueno también echarse a descansar en un sitio fresco con las piernas en alto para mejorar la circulación, y si se tienen quemaduras en la piel poner unas hojas de mostaza o de menta sobre ellas. También son buenas las cremas de Aloe Vera que refrescan las piel. Un remedio casero es friccionar los pies de la persona que ha sufrido la insolación con alcohol de romero. en todo caso si los síntomas son preocupantes o se produce pérdida de visión es mejor acudir al médico.