Problemas con el olfato
Este tipo de problemas, suele ser bastante habitual entre las personas mayores. Según un estudio realizado en Estados Unidos, el 30% de los estadounidenses de edades comprendidas entre los 70 y los 80 años, tienen algún problema con su sentido del olfato. Estos problemas, puede tener un gran impacto en las vidas de las personas mayores.

El olor es importante, incluso, para nuestra apreciación de lo que comemos. Sin olor no seríamos capaces de disfrutar plenamente de los sabores de los alimentos y las bebidas. Pero, lo más importante, es que el olor puede ser una señal de advertencia de que algo anda mal a nuestro alrededor. El olfato nos ayuda a saber cuando la comida está mala o si hay una fuga de gas cerca. Podemos considerar al olfato como un sistema de detección de nuestro cuerpo.

Las células olfativas se encuentran en un pequeño trozo de tejido situado en la zona lata del interior de la nariz. Los olores liberan moléculas microscópicas y estimulan estas células nerviosas. Una vez que las células detectan las moléculas, envían mensajes a nuestro cerebro, donde identificamos el olor. La falta de olor también puede ser un síntoma de una enfermedad grave.

El olfato y el gusto están estrechamente vinculados en el cerebro, pero en realidad son distintos sistemas sensoriales. El gusto de las cosas es detectado por las papilas gustativas. Muchas personas creen erróneamente que tienen un problema con el gusto, cuando realmente están experimentando un problema con su sentido olfativo. Aunque este problema rara vez es mortal, sí puede ser bastante peligroso.