Problemas durante el sueño
Pasamos casi un tercio de nuestras vidas durmiendo. Una actividad que nos proporciona descanso, necearía para tener calidad de vida. Los trastornos del sueño afectan a un porcentaje más elevado de la población de lo que muchos se piensan y son más habituales en mujeres. Se estima que más del 10% de la población mundial tiene habitualmente serias dificultades para conciliar el sueño.

¿Cuáles son las principales causas? Estrés, malos hábitos alimenticios y de vida, estados de ansiedad, depresión, querer abarcar demasiado a determinadas edades, exceso de ingesta de cafeína, dormir mal o a deshoras, medicamentos inapropiados y condiciones ambientales desfavorables.

Con el paso del tiempo se han ido identificado más de cien trastornos diferentes de sueño y de vigilia. Los más sufridos son los siguientes:

– La apnea provoca dejar de respirar durante unos 2 minutos mientras duerme, lo que suele provocar fatiga durante el día y problemas cardiovasculares al practicar deporte. Para evitar este desorden es necesario un cambio en los hábitos alimentarios y de sueño. Es más habitual en hombres, en especial, con sobrepeso.

– Las pesadillas pueden acabar convirtiéndose en un trastorno importante para muchas personas. Aparecen cuando se sufre estrés o se toman algunos medicamentos, que ocasionan temor a dormir. Se desconoce un tratamiento específico. Estas pesadillas suelen darse en la fase REM del sueño.

– Terror nocturno (o terrores del sueño), se da en los primeros minutos del sueño, generalmente cuando el que lo padece acaba de dormirse. Quienes lo sufren llegan a incorporarse en la cama con los ojos abiertos y gritando. Esto suele durar unos diez minutos, tras lo cual el individuo vuelve a un sueño calmado. Es frecuente en niños miedosos.

– El sonambulismo es cuando una persona se desplaza caminando mientras duerme, por lo que no es completamente consciente de lo que está haciendo. Suele afectar a niños con familiares sonámbulos. Existen mitos sobre el sonambulismo que dicen que no se les debe despertar, pero se ha demostrado que no es peligroso para ellos en ningún caso. Para evitarlo se aconseja evitar el estrés y respetar las horas de sueño.

– La narcolepsia es un problema que padecen aquellas personas que se quedan dormidas durante las horas del día o sufren una cataplexia o parálisis momentánea consecuencia de una reacción emocional. No tiene cura ni tratamiento especifico que funcione. Se suelen dar antidepresivos.

– Las alucinaciones hipnagógicas se producen durante fases de sueño tempranas, durante la transición de la vigilia al sueño. Es muy común en personas que pasan por épocas de poco descanso, estrés o depresión. Es una de las que más angustia provoca, pues el individuo que las padece ve figuras que no existen, escucha voces… Algunos aseguran ver fantasmas mientras tratan de dormir.

– El síndrome de la cabeza explosiva es de los menos comunes, se experimenta tras situaciones de estrés y fatiga extrema, la escucha de un sonido fortísimo que parece que proceda de su cabeza. Se dice que es de la tensión acumulada, las neuronas se colapsan y por eso se tiene la sensación de que la cabeza vaya a explotar.