Problemas en las uñas de los pies
Las uñas, tanto las de las manos como las de los pies, son unos apéndices de la piel que están formadas de queratina. Esta es la encargada de formar una estructura dura y protectora. Las uñas se componen de seis partes específicas: la raíz, el lecho de la uña, la placa de la uña, la cutícula, el tejido que rodea la uña y la hiponiquio (el área de debajo del borde libre de la uña). Las uñas de los pies crecen mucho más lentas que las de las manos.

Hay varias condiciones que pueden afectar a las uñas. Una de ellas es la conocida como uñas encarnadas. Como su nombre sugiere, la uña crece en la piel, pero la piel del lateral crece por encima del borde de la uña. Diferentes causas pueden producir este problema, como por ejemplo tener artritis, golpearse un dedo del pie con algo, incorrecto recorte de las uñas de los pies, medias muy ajustadas o zapatos estrechos.

Las uñas encarnadas pueden infectarse rápidamente. Si tratas de arreglar este problema por i mismo puede que las cosas empeoren. Existen varias soluciones de venta libre que pueden endurecer la piel y reducir el tamaño del tejido blando de al lado de la uña. Si la inflamación persiste, lo mejor es que sea tratado por un médico.

Otro problema de las uñas pueden ser las infecciones por hongos. Estos pueden causar daños permanentes, pueden ser dolorosos y muy difíciles de eliminar. La infección por hongos principal de las uñas es la conocida como tiña. Esta condición tiene unos síntomas muy claros como un cambio de color blanquecino (a veces también colores más oscuros), la uña se vuelve más gruesa, y si no se trata, en realidad puede ser destruida.