Propiedades del aceite de oliva
El aceite de oliva es un ingrediente clave en la dieta mediterránea ya que se usa en todas las cocinas para darle un toque de sabor extra a nuestras ensaladas u otras deliciosas recetas. Además es considerado un alimento básico cada vez un mayor número de países, y aunque hace solo unas pocas décadas la ciencia ha reconocido su valiosa aportación a la salud, el cultivo del olivo se viene practicando desde hace bastantes siglos en España.

Existen diferentes tipos de aceite, que dependen del fruto (oliva, coco, girasol, palma) así como también según el modo de extracción o elaboración. El aceite más recomendado por los expertos en nutrición y con mayor aumento de su demanda es el aceite de oliva virgen extra (especialmente ecológico) obtenido mediante prensado en frío, que se obtiene de forma completamente natural con un procedimiento mecánico de triturado y prensa de la aceituna extrayendo el aceite con todas sus propiedades sin necesidad de ser refinado.

Se calcula que una sola cucharada de aceite de oliva extra virgen al día nos regala 60 calorías sin colesterol, previene las enfermedades cardiovasculares, aporta antioxidantes y una parte de la dosis recomendada de vitamina E. Pero estas son sólo algunas de las numerosas virtudes del llamado oro líquido.

Aporta grandes beneficios para la salud

El aceite de oliva cuenta con antioxidantes de alto valor nutricional que se conocen como polifenoles encargados de proteger al corazón, reduciendo la acción de los radicales libres e impidiendo a las placas adosarse en las arterias, además de tener un efecto antiinflamatorio. Cada cucharada cuenta con 7 gramos de grasa de los cuales la mayoría son insaturadas, lo cual convierte al aceite de oliva en un gran aporte de “grasas buenas”.

A muchas personas les preocupa que el aceite les haga ganar peso y lo reducen o eliminan de su dieta. Pero eso ya no es necesario porque existe el aceite acalórico Ordesa que está compuesto por aceite de oliva (10%) y parafina líquida (90%), de modo que tiene muy pocas calorías, tiene prácticamente el mismo sabor y beneficios para salud con la única limitación que debe consumirse crudo.

Otras propiedades destacadas del aceite de oliva son: favorece la función digestiva, reduce el estreñimiento gracias a su suave efecto laxante, mejora la absorción intestinal de los nutrientes, contribuye a una correcta mineralización de los huesos, aumenta la longevidad al reducir las muertes por enfermedades cardiovasculares y cáncer, nivela el colesterol en sangre y disminuye la incidencia de complicaciones en los pacientes con diabetes.