Propiedades del tomate
Pocos alimentos resultan tan apetecibles para la mayoría como el tomate, sobre todo debido a su tono rojo y a su aspecto jugoso y brillante. Cuando lo comemos, además de disfrutar de su sabor, podemos beneficiarnos de todas sus propiedades nutricionales:

– Tiene un gran contenido en vitamina A, C, E y K, así como en minerales como potasio, hierro, y fósforo. Para poder absorber estas sustancias es necesario que lo consumamos fresco.

– Nos ayuda a combatir el envejecimiento, ya que contiene un potente antioxidante, denominado licopeno, que neutraliza los radicales libres que existen en nuestro organismo. El licopeno, además es la sustancia que le proporciona al tomate su familiar color rojo.

– Diversos estudios han demostrado, que, debido a sus propiedades antioxidantes, el licopeno nos ayuda a prevenir distintos tipos de cáncer, como son el cáncer de próstata, cáncer cervical, cáncer de colon, cáncer de recto, páncreas, pulmón, boca y estómago. Para facilitar la absorción del licopeno por parte de nuestro organismo, lo mejor es consumir el tomate a temperatura ambiente o acompañarlo con un poco de grasa, sobre todo aceite de oliva.

– El tomate también nos ayuda a reducir el colesterol, combatir infecciones gracias a que fortalece nuestro sistema inmunológico y a disminución del ácido úrico y del dolor artrítico. También se ha constatado como un alimento eficaz a la hora de reducir el riesgo de infarto.

– Son además un alimento especialmente indicado cuando se está siguiendo una dieta para bajar de peso, ya que su alto contenido en agua hace que sean bajos en calorías, mientras que la cantidad de fibra que contienen los convierte en un alimento que nos ayuda tanto a saciar el apetito como mejorar el tránsito intestinal.