¿Qué es el trastorno de pánico?
El trastorno de pánico es una de las enfermedades que existen relacionadas con la ansiedad. Algunos de los principales tipos de trastornos por ansiedad incluyen: trastorno de ansiedad generalizada, fobia social, trastorno obsesivo-compulsivo, trastorno por estrés postraumático y fobias específicas.

Los recurrentes ataques de pánico son el sello característico de los trastornos de pánico. Los ataques de pánico son repentinos e intensos sentimientos de terror, miedo o temor, sin la presencia de un peligro real. Los síntomas de un ataque de pánico suele suceder de repente. Tienen su punto más alto a los 10 minutos y luego comienzan a disminuir. Sin embargo, algunos ataques pueden durar más tiempo.

Después de un ataque de pánico, la persona podrá tener la sensación de ansiedad extrema durante varias horas. No es raro que a una persona se preocupe por el desarrollo de su problema e intente cambiar sus hábitos de conducta y comportamiento de su vida diaria lo que puede llegar a conducir al desarrollo de la agorafobia. Antes de realizar un diagnóstico de trastorno de pánico, se deben descartar otras enfermedades.

La medicación habitual para el tratamiento del trastorno de pánico son los antidepresivos y los medicamentos contra la ansiedad. Los antidepresivos deben ser prescritos por un especialista en la materia. La clase más común de los antidepresivos utilizados para tratar el trastorno de pánico son inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina. La gran mayoría de los pacientes encontrarán un gran alivio significativo con el tratamiento.