Qué es un enfisema
El enfisema es un problema que se produce en los alveolos, los cuales son los encargados de realizar la función básica del pulmón de intercambiar los gases entre la sangre y el aire. Los pequeños sacos de aire no pueden desinflarse completamente y no se pueden llenar con aire fresco para que se produzca una ventilación adecuada. El enfisema no es reversible, pero la enfermedad es controlable con medicamentos, ejercicio y una buena dieta.

Este problema puede ser causado por el tabaquismo (en la mayoría de los casos). También se puede producir al tener unas vías aéreas demasiado pequeñas (bronquiolos) que se unen a los alvéolos que al estar dañados hacen que las paredes pierden elasticidad. En las zonas dañadas del pulmón se forman cavidades de aire muerto que restringen la capacidad para exhalar, reducción así la función pulmonar normal.

La inhalación no se ve afectada generalmente en las primeras etapas, pero en las últimas etapas de la enfermedad, los niveles de oxígeno y de dióxido de carbono son anormales y la respiración se vuelve dificultosa. Los pacientes con enfisema suelen perder entre un 50-70% de su función pulmonar cuando la enfermedad está empezando a desarrollarse.

Los expertos creen que el proceso que conduce al enfisema se debe principalmente a un desequilibrio en las sustancias químicas que protegen a los pulmones de las infecciones y otros tipos de daños. Cualquier condición que cause un desequilibrio de estas sustancias puede provocar un enfisema. El humo de los cigarrillos contiene sustancias irritantes que inflaman las vías aéreas, lo que desencadena los eventos bioquímicos que dañan las células del pulmón, y aumenta el riesgo tanto para el cáncer de pulmón como para los enfisemas.