¿Qué es una angina de pecho?
Una angina de pecho se puede convertir en un importante problema coronario para una persona en su día a día. Estas podemos decir que se producen porque los vasos que transportan oxígeno al corazón llevan menos de la que deberían.

Si nos atenemos a la definición de la Real Academia Española de la Lengua, diremos que es un síndrome caracterizado por accesos súbitos de corta duración con angustia de muerte y dolor violento que desde el esternón se extiende ordinariamente por el hombro, brazo, antebrazo y mano izquierdos.

Esta falta de oxígeno se produce por un proceso de arterioesclerosis. Lo más normal es que se sufra mientras se está llevando a cabo una actividad deportiva, pues en ese momento el corazón trabaja a máximo rendimiento y pide más sangre y oxígeno al organismo. Además, también suele ser habitual que se produzca después de una comida copiosa de difícil digestión.

Los síntomas más habituales de una angina de pecho están bastante bien definidos. Normalmente se sufre una opresión en el pecho o un quemazón. Este suele localizarse detrás del esternón y un poco a la izquierda, aunque la molestia también puede pasar al brazo izquierdo.

Normalmente es un problema que dura muy poco y no deja secuelas, lo que hace que mucha gente se confíe y no tome las medidas necesarias para que no se vuelva a repetir.