Qué son las transaminasas
Si nuestro médico sospecha que tenemos alguna patología relacionada con el hígado o el páncreas, nos pedirá un análisis de sangre para verificar cuál es el nivel de transaminasas, unas enzimas que se localizan, entre otros órganos, en el hígado y que están presentes en los procesos bioquímicos que se realizan en ellos.

Si tenemos alguna enfermedad relacionada con el hígado, el páncreas o el corazón, el nivel de dichas enzimas aparecerá alterado por encima de los valores normales, y será entonces necesario un diagnóstico para determinar cuál es nuestra dolencia.

Las transaminasas más importantes y que por tanto serán las analizadas son :

– la transaminasa Glutamicopirúvica (GPT) o Alanina Aminotransferasa (ALT). Esta transaminasa se encuentra principalmente en el hígado y en los riñones, y en menor cantidad en los glóbulos rojos y en los músculos estriados.

– la transaminasa Glutámico-oxalacética (GOT) o Aspartato Aminotransferasa (AST) está en el hígado, en los glóbulos rojos y en los músculos estriados.

Los niveles normales de estas transaminasas son los siguientes:

– Para la enzima GPT en el hombre: de 8 a 35 UI/L (unidades internacionales/litro). En la mujer este valor es de 6 a 25 UI/L.

– Para la enzima GOT en el caso del hombre el valor es de 8 a 30 UI/L y en la mujer de 6 a 25 UI/L.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que los valores normales de las transaminasas pueden variar según el laboratorio donde nos realicemos el análisis de sangre.

Los factores que pueden provocar un aumento del nivel de transaminasas son, entre otros:

– Enfermedades del hígado como la hepatitis, cirrosis, hígado graso, ingesta excesiva de alcohol, etc.

– Inflamación del páncreas, ya sea debido al alcohol o a infecciones víricas.

– Enfermedades del corazón, sobre todo en el infarto agudo de miocardio.