¿Qué son los omega 3?
Aunque actualmente se habla muy a menudo de los ácidos grasos omega3, lo cierto es que se sabe de su existencia desde hace décadas. Según los endocrinólogos, estos ácidos grasos omega 3 son beneficiosos para la salud porque son poliinsaturados, mientras que los saturados son perjudiciales para el sistema cardiovascular y ,por tanto, se ha de limitar su consumo.

Existen otros tipos como los omega 6 que pueden estar contenidos en algunas fuentes de omega 3. En un principio se les denominó como vitamina F pero en posteriores estudios más precisos se determinó que formaban parte de los lípidos.

Otro detalle importante, respecto a los omega 3, es que el organismo no puede fabricarlos por sí solo y ha de buscarlos en los alimentos (al igual que las vitaminas y los minerales). Existen tres tipos de omega 3, que se encuentran de forma natural en algunos aceites vegetales y pescados. A continuación, veremos donde podemos obtenerlos:

– Pescados azules y semigrasos. Proporcionan los omega 3 llamados EPA y DHA. Se encuentran en sardinas, salmón, caballa, moluscos, crustáceos o anguilas.

– Productos vegetales. Son una fuente de alfa-linoleicos (ALA). Estos ALA, a su vez, se transforman en EPA y DHA, aunque esta transformación no tiene lugar o es incompleta en bebés, ancianos, diabéticos, tras sufrir una enfermedad vírica y en alcohólicos. Por tanto, estos grupos de población son los que más se pueden beneficiar de alimentos ricos en estos ácidos. Los ALA se encuentran en las semillas de lino, las nueces y su aceite, aceite de colza, aceite de verdolaga (en farmacias) o en algunos vegetales de color verde oscuro como el canónigo.

Beneficios

Consumir un gramo diario de omega 3 reduce el riesgo de arritmias y la mortalidad en pacientes que han sufrido un infarto de miocardio. A dosis más elevadas, estos ácidos reducen los niveles de triglicéridos (grasas perjudiciales en exceso). Además de los beneficios cardiovasculares, ampliamente demostrados, actualmente está en estudio la posibilidad de que puedan ayudar a mejorar la depresión y la demencia así como reforzar el sistema inmunitario y reducir el riesgo de cáncer.

¿Qué son los omega 3?
Necesidad de consumir suplementos de omega 3

Realmente todos deberíamos obtener una aportación de omega 3 en nuestra alimentación consumiendo dos raciones de pescado azul por semana, aliñando las ensaladas con aceite de colza o comiendo nueces. Los suplementos nutricionales, en todo caso, deberían tomarse en función del trastorno que se desee corregir. En caso de mejorar el sistema cardiovascular y la depresión, el EPA es el más indicado. Para el sistema nervioso, vista y cerebro el DHA sería el más idóneo.

Entender las etiquetas de los productos

Resulta de gran ayuda aprender a descifrar las etiquetas de los alimentos y no comprar el producto simplemente porque lleve el nombre de omega 3. A continuación proponemos algunas pistas que pueden servir de ayuda a la hora de elegir un producto:

– Fuente de ácidos grasos omega 3. Se trata de un alimento que contiene un 15% de los aportes nutricionales recomendados por cada 100 unidades de medida. Estas unidades pueden estar expresadas en gramos (gr.), mililitros (ml) o calorías (cal).

– Rico en ácidos grasos omega 3. Contiene un 30% de cada 100 unidades de medida. En este caso conviene extremar la atención ya que un producto, teóricamente rico en ácidos omega 3, puede contener grasas saturadas o hidrogenadas que no son aconsejables para la salud.