Reactivar tu energía
Largas jornadas laborales, traer y llevar a los niños… pueden conseguir que nuestra energía se vaya terminando y, por lo tanto, que estemos muy cansados. A continuación, tienes unos cuantos consejos que te ayudarán a recuperarla:

– El olor de la hierbabuena o la ingesta de cítricos aumentan el flujo sanguíneo. Ten a mano caramelos para un rápido refrigerio, lociones perfumadas con un aroma duradero o bolsas con sabor a té para tomártelo en tus tiempos muertos.

– Beber agua fría. Esto despierta los músculos del sedentarismo y te permite comenzar a moverte mucho mejor. Un beneficio adicional, es el que produce el agua fría a la hora de quemar grasa, ya que se requiere más energía para conseguir que el agua consiga la temperatura corporal.

– Masajes en los lóbulos de las orejas. Coge tus lóbulos entre tu pulgar y el dedo índice durante unos 30 segundos. El lóbulo tiene bastantes terminaciones nerviosas que conseguirán aumentar tu energía. Cierra los ojos durante tu masaje.

– Crear una palabra clave con un amigo. Cuando alguno de los dos hagáis una llamada o pongáis un mensaje con esa palabra, sabéis que debéis contactar con el otro para hablarle y contarle algo que le pueda espabilar. Las sonrisas, la diversión y la interacción social despeja la mente.

– Paseos bajo el sol para aumentar tus antidepresivos naturales. La dopamina, las endorfinas y otras sustancias químicas del cerebro se reactivan moviéndose y bajo la luz del sol. El efecto puede durar hasta cinco horas. Evita las hamburguesas y patatas fritas durante dicho paseo y tómate mejor una manzana.