Quizás tu alimentación sea equilibrada, tengas una salud de hierro, descanses bien por las noches y sin embargo, no tienes deseos ni fuerzas de hacer nada. Lo que tienes es un bajón de moral. Pero no te preocupes, podrás superar la apatía y encontrar motivaciones para recuperar la energía mental que necesitas.

Recuperar la energía mental
– Olvida esas ideas pesimistas que no te aportan nada. No seas trágico ni te reprimas, busca intereses por otras cosas de tu vida.

– Colócate en algún lugar agradable de hogar o jardín y respira profundamente notando como el aire entra suavemente por tus pulmones. Céntrate en la respiración hasta que estés completamente relajado.

– Visualiza tus objetivos, es importante la visualización de tus deseos para que puedan llegar a cumplirse. Con la imaginación transforma esas sensaciones y conviértelas en realidad.

– Cuando tengas en mente tus deseos, reflexiona acerca si vale la pena esforzarse por ellos. Se sincero y honesto contigo mismo.

– Repite este procedimiento tantas veces como necesites hasta encontrar motivaciones, algo que te ilumine los ojos, que te haga sentir vivo y con ganar de esforzarte para conseguirlo. La vida puede ser maravillosa, pero todo depende de la voluntad de cada uno.

– No tengas en cuenta esas ideas que se relacionen con tu pereza o cualquier otra ineptitud. No te olvides del objetivo, insiste con el ejercicio de imaginar deseos hasta encontrar uno que justifique plenamente la inversión de tu energía vital.

– Si mediante la reflexión interna consigues encontrar lo que buscas, conseguirás la vitalidad y energía para realizarlos. Mucha suerte.