Reírse es bueno para la salud
Reírse es fundamental. No sólo es sinónimo de que nos lo estamos pasando bien y somos felices (al menos en ese momento), sino que también nos ayuda a quemar calorías y a disfrutar de una buena salud.

Según el doctor Pilcher, reconocido neurocientífico, reírse es bueno para el funcionamiento cardíaco porque alivia tensiones. Además, permite quemar calorías al poner en funcionamiento distintos músculos del cuerpo.

Para que os hagáis una idea, según los científicos, una hora de risas puede ser el equivalente a 30 minutos de pesas en lo que a quemar calorías se refiere. Eso no quiere decir que os vayáis por ahí con los amigos y dejéis de hacer deporte.

Los músculos abdominales se contraen fuertemente y un mínimo de 15 músculos faciales también lo hacen, permitiendo así que la piel se mantenga brillante y flexible.

Reír también nos hace más fuertes inmunológicamente hablando. Al menos durante 24 horas después de reír, tenemos menos riesgo de enfermar, ya que nos libera del estrés al aumentar los niveles de endorfinas.

Los científicos han calculado que una hora de risas consigue quemar 14 calorías de un sólo plumazo. Si nos reímos una hora cada día durante un año, seremos capaces de reducir 5 kilos de grasa. No está mal, ¿no?