Remedios contra el ‘empacho’
Con las vacaciones tenemos más tiempo y una de las actividades que más nos gusta es ir a comer o a cenar a un restaurante. También es tiempo de reuniones familiares en el chiringuito y barbacoas, por no hablar de las “mariscadas” al borde del mar… Comer es un placer y en compañía más, pero a veces nos pasamos y luego nuestro estómago sufre. Si has comido mucho y mal en las últimas semanas y estás “empachado”, intenta hacer una dieta depurativa. En cierto modo tu estómago está enfermo y necesita una recuperación. En los próximos días intenta hacer dieta ligera: caldos vegetales, arroz, pescado cocido, frutas y yogures.

Aunque no sea demasiado agradable, procura tomar una cucharada de aceite de oliva por las mañanas en ayunas, ayuda a hacer trabajar al intestino. A media mañana toma piña o uvas, son las frutas más depurativas. Y después de cada comida tómate una infusión, las mejores son manzanilla, poleo menta o anís. Es mejor tomar una infusión que bicarbonato o sales de frutas, estos son antiácidos que a la larga pueden tener efectos secundarios.

Nunca te acuestes justo nada más cenar o te eches la siesta al terminar de comer, tienes que hacer la digestión antes de dormir y si es posible dar un paseo para “bajar” la comida. Si pasear es bueno, otras actividades como comer de pie, leyendo o viendo la televisión pueden favorecer la indigestión. Intenta comer bien sentado y tómate tu tiempo para hacerlo, no comas rápido y mal, hay que masticar bien los alimentos. Evita la bebidas gaseosas, la sal, el alcohol, las frituras, etc. Las personas entre los 30 y los 40 años son las más propensas a sufrir indigestiones por los malos hábitos alimenticios que tienen. ¡Cuida tu dieta!