Remedios contra el hipo
El hipo es un espasmo involuntario del diafragma que nos viene de repente y se produce por diversas causas como una comida con mucho condimento, bebidas con gas, nerviosismo, líquidos fríos, etc. El nombre médico de este trastorno es singulto, y la verdad, es muy molesto. El único remedio científico comprobado contra el hipo es respirar dióxido de carbono. Cuando tengas hipo, coge una bolsa de papel y respira dentro, se te irá en seguida al respirar le dióxido. Pero como no siempre tenemos una bolsa de papel a mano existen otros remedios más “caseros” además del famoso “susto” o repetir aquello de “hipo tengo a mi amor se lo encomiendo…”

-Una buena manera de quitar el hipo es haciendo respiraciones sólo por la boca y aguantar la respiración unos segundos.

-Hacer reír a quien tenga hipo.

-Tomar una cucharada de azúcar a “palo seco” (ojo, los diabéticos…)

-Agarrar la lengua con el pulgar y el índice mediante un pañuelo y tirar ligeramente hacia fuera.

– Ingerir un poco de hielo triturado o mantener un trozo de hielo en la boca.

-Tomar un vaso de agua a sorbitos cortos.

-Elaborar una infusión a base de una pizca de menta piperita,una pizca de toronjil y una taza de agua.

-Impregnar un terrón de azúcar en zumo de limón o de vinagre y disolverlo en la boca

-Oler un paño empapado en alcohol blanco.

-Moler una semilla de anís y verter el resultado en un vaso de agua. Tomar de un tirón.

A veces el famoso “hic” perdura durante mucho tiempo y si ninguno de estos remedios funciona, lo único que queda es soportarlo lo mejor posible, intenta no pensar en él o de lo contrario te pondrás más nervioso e intenta controlar la respiración. Si tienes hipo muy a menudo y durante muchas horas, consulta a tu médico, es posible que tengas alguna afección de estómago