Remedios naturales para la candidiasis vaginal
En nuestro cuerpo habitan muchos hongos y bacterias que son beneficiosas para nuestro organismo y que ayudan a que se mantengan determinadas funciones del mismo. Éste es el caso de la Cándida albicans, un hongo que habita en la vagina y en otras partes del cuerpo. En la vagina, si las condiciones son normales, la existencia de este hongo no nos afecta gracias a la acción del sistema inmunitario y al Ph ácido de la vagina.

Sin embargo, cuando por alguna causa se produce una bajada de nuestras defensas u ocurren cambios que modifican el Ph de la vagina, la Cándida se reproduce y se extiende más de lo habitual, apareciendo entonces una infección vaginal por hongos que causa dolor, escozor, hinchazón y se produce, en lugar del flujo habitual, una secreción blanquecina.

Antes de tomar antibióticos, podemos tratar esta infección con remedios naturales, aunque si los síntomas continúan es necesario acudir al médico para descartar que se trate de otra infección vaginal más importante.

Ajo: Cortamos en trozos un ajo crudo. Ponemos a hervir una taza de agua y, cuando esté hirviendo, añadimos el ajo. Tapamos la infusión durante cinco minutos, la colamos y la tomamos dos veces al día.

Yogur: Ponemos en un recipiente media taza de yogur natural y le añadimos media cucharada de canela en polvo. Mediante un aplicador, insertamos dos cucharaditas de la mezcla en la vagina por la noche. También es aconsejable tomar un yogur natural cada día, para estimular el crecimiento de la flora bacteriana.

Aloe vera: Se trata de una planta con grandes propiedades antifúngicas y antiinflamatorias. Debemos aplicar el gel de aloe vera en la vagina y utilizamos un apósito para contenerlo, cambiándolo tres veces al día.