Remedios naturales para la congestión nasal
Uno de los síntomas más molestos tanto de los resfriados como de las alergias o la sinusitis es la congestión nasal. Esta congestión nos dificulta respirar, lo que nos limita a la hora de hablar, hacer ejercicio físico moderado y sobre todo nos impide conciliar el sueño de forma continua, ya que nos despertamos continuamente ante la imposibilidad de respirar.

Para liberarnos de la congestión sin tener que recurrir a los medicamentos podemos utilizar una serie de remedios naturales que nos ayuden a despejar las fosas nasales.

Eucalipto: Uno de los más conocidos es realizar vahos con eucalipto. Estos vahos nos van a ayudar a expulsar las flemas y la mucosidad, a abrir los bronquios y a respirar mejor.

Para prepara el vaho herviremos durante unos minutos las hojas de eucalipto en un recipiente con agua y después nos cubriremos la cabeza con una toalla y nos colocaremos sobre el recipiente, siempre con cuidado de no quemarnos, para aspirar los vapores del eucalipto. Debemos realizar los vahos durante diez minutos al día y notaremos un alivio casi instantáneo. Si lo preferimos, también podemos utilizar hojas de enebro.

Aceite de almendras: Llenamos un vaso con agua y en él echamos una cucharada de sal, otra de vinagre y otra de aceite de almendras. Removemos bien la mezcla y, reclinando la cabeza hacia atrás, ayudándonos de un cuenta gotas, echamos algunas gotas dentro de cada orificio nasal para eliminar la congestión.

Lavados nasales: Para ello prepararemos una solución salina, disolviendo un cuarto de una cucharadita de sal en media taza de agua tibia y aplicaremos en cada fosa nasal unas gotas de esta solución.

Manzanilla: Preparar una infusión de manzanilla. Dejar enfriar hasta que esté tibia y, con un cuenta gotas, aplicarla en las fosas nasales.