Restaurar tu energía
La fatiga es una condición que se caracteriza por una sensación inusual de cansancio, motivado aparentemente por algún esfuerzo. Ser suele decir que se está agotado. Esta, puede convertirse en un sentimiento de insuficiencia que puede conducir a una baja motivación e incluso a una pequeña depresión.

La fatiga es una señal de que algo anda mal en alguna parte del cuerpo y este, se está desacelerando con el fin de hacer frente al problema. Dependiendo de las razones de tu fatiga, las siguientes medidas podrán ayudarte a restaurar tus niveles de energía:

– Sigue una dieta saludable. Ambos extremos, tanto comer en exceso, como no comer nada, pueden llevar a tu cuerpo a mostrar un claro agotamiento. Saltarse una comida importante como el desayuno, o no ingerir ningún alimento rico en grasas o en azucares puede conducirte a la fatiga.

– Los alimentos ricos en hierro, los cereales, y las frutas y las verduras contienen los nutrientes necesarios que tu cuerpo necesita para evitar la fatiga. En lugar de tres comidas grandes, realiza 5-6 ligeras.

– Haz más ejercicio. Mantenerte en forma puede ayudarte a mantener normales los niveles de energía. El deporte es especialmente importante si trabajas de manera sedentaria. El ejercicio también actúa como tranquilizante. De esta forma, conseguirás contrarrestar la ansiedad emocional e incluso el cansancio.

– Refréscate. Trabajar o jugar en un ambiente caluroso puede hacer que “decaigas”. La solución a este problema es descansar en un ambiente fresco y seco, tan a menudo como sea posible, y beber mucho líquido.

– Descanso y relax. Una noche de sueño reparador puede restaurar tu energía. Prográmate tu día de forma que incluyas pausas para la relajación.