Riesgos de sentarse en un baño público
Cuando somos pequeños nuestras madres nos enseñan a ir al baño antes de salir de casa, entre otras cosas, para no tener que utilizar los baños públicos. Y es que existe una creencia popular de que este tipo de baños están repletos de bacterias y de que es muy fácil contraer infecciones o algunas enfermedades.

Ahora que ya somos mayores seguimos llevando al pie de la letra ese consejo que siempre nos han repetido. Sin embargo, hay muchas cosas que se dicen sobre los baños públicos que son solamente mitos. A continuación te hablamos de los peligros reales de sentarse en este tipo de baños.

Infecciones urinarias o vaginales

Una de las creencias más populares sobre los baños públicos es que en ellos se pueden contraer infecciones urinarias o vaginales. Sin embargo, los especialistas aseguran que la probabilidad de que esto ocurra es realmente reducida. Eso sí, es posible que presentemos una irritación o reacción dermatológica si nos sentamos en un váter que se encuentra muy sucio.

Riesgos de sentarse en un baño público

Enfermedades sexuales

Lo que es absolutamente incierto es que enfermedades sexuales como el virus del papiloma humano VPH o el VIH se contagien en estas condiciones. De todas formas, es importante tomar algunas precauciones antes de sentarnos en un baño público, como limpiar bien la tapa con un generoso pedazo de papel antes de sentarnos.

Algunas precauciones

Por supuesto, también es importante utilizar la cisterna si la persona que usó antes el baño no lo hizo. Así, evitarás que al realizar tus necesidades las micciones de otras personas puedan salpicarte. También es buena idea colocar un poco de papel higiénico en la tapa para asegurarte de que la piel no entra en contacto con la misma.