Síndrome de la boca seca
La xerostomía o el síndrome de la boca seca es una dolencia que está relacionada con la sensación de disminución de la cantidad de saliva en la boca, normalmente debida a un mal funcionamiento de las glándulas salivares. Es necesario tener en cuenta que la sensación de sequedad en la boca varía según cada persona, por lo que no todos los trastornos de estas glándulas implican la existencia de la boca seca.

No podemos hablar de la existencia de este síndrome si la sequedad se da sólo en determinadas situaciones, como en aquellas con alto nivel de estrés o ansiedad, momentos en que la sequedad en la boca es una reacción normal. Para que se dé este síndrome es necesario que la sequedad sea continua, y aunque parezca tan sólo una molestia es necesario tratarla ya que puede ser causa de otras enfermedades, como infecciones, caries o cierta desnutrición por no ensalivar bien los alimentos antes de tragarlos.

Las causas de esta enfermedad son, entre otras:

– Efectos secundarios de algunos medicamentos, como aquellos para la hipertensión o la depresión.

– Enfermedades como el Alzheimer, el síndrome de Sjögren, o la diabetes entre otras.

– Tratamientos como la quimioterapia o la radioterapia también pueden dar lugar a la sensación de boca seca, presentándose como un síntoma habitual en ellos.

Los síntomas de este síndrome son:

– Ardor y dolor en la boca, que la vuelve muy sensible ante cualquier estímulo.

– Trastornos alimenticios debidos a la dificultad de masticar y tragar por falta de saliva.

– Sensación sequedad garganta acompañada de lengua seca y áspera.

– Labios secos y cuarteados

El tratamiento puede incluir variar la medicación, si la boca seca es un efecto secundario de los alimentos o medicación para estimular el funcionamiento de las glándulas salivares. Si es necesario, el médico puede recetar el uso de saliva artificial.