Síndrome del edificio enfermo
Este es el nombre dado al fenómeno que sufren algunas personas que regularmente ocupan un edificio (como los trabajadores de oficina) en el que experimentan varios síntomas molestos, sobre todo cuando pasan mucho tiempo en su interior. Los síntomas tienden a ser los de la gripe o los de la alergia, y pueden incluir dolores de cabeza, ardor o picor en los ojos, nariz tapada, estornudos, tos, dolor de garganta, opresión en el pecho, piel seca o con picazón, mareos, dificultad para concentrarse, náuseas y fatiga.

Las personas con asma o alergia pueden encontrar que sus síntomas generalmente empeoran mientras que están en ese edificio. Pero ¿Cuál es la causa de este problema? El síndrome del edificio enfermo es muy controvertido, ya que es difícil vincular definitivamente la amplia gama de personas que experimentan síntomas de una enfermedad reconocida, o los que sufren este problema. Se cree que el síndrome es el resultado de la mala calidad del aire en el interior del edificio.

Esto puede ser causado por una ventilación inadecuada o un mal mantenimiento de los sistemas de aire acondicionado. También diferentes contaminantes químicos utilizados en el interior pueden ser los detonantes. La contaminación del aire puede producirse en cualquier edificio, pero es particularmente común en los edificios de oficinas modernos, que suelen tener las ventanas selladas y los sistemas de ventilación recirculan la mayor parte del aire interior.

La mayoría de la contaminación del aire proviene de fuentes internas. Los contaminantes individuales pueden estar presentes en niveles bajos, pero la combinación de numerosos contaminantes pueden ser dañinos. Muchos materiales de construcción y suministros de oficina emiten pequeñas cantidades de toxinas.