Síntomas de la sinusitis
Tus senos paranasales producen demasiada mucosidad. Como el papel para cazar moscas, tu nariz está más pegajosa y la mucosidad se mueve rápidamente a través de ella saliendo al exterior sin poder controlarlo. Normalmente, la mucosidad se desliza hacia el interior de la garganta, donde se traga y se elimina por el cuerpo. La inflamación de los senos paranasales suele deberse a la mala curación de un resfriado o a diferentes alergias.

Cada año, millones de personas sufren esta infección de los senos, también llamada sinusitis. La mayoría de infecciones de los senos son causadas por virus, a menudo los mismos que causan el resfriado común. Aunque no es común, a veces, se puede desarrollar una infección bacteriana secundaria. En raras ocasiones, la sinusitis puede proceder de una infección por hongos. Puedes tener una infección en los senos, si:

• Todavía tienes síntomas de congestión nasal después de que tu resfriado se haya curado hace un montón de días.
• La congestión nasal comienza a empeorar de nuevo durante la primera semana o dos después de haber mejorado los síntomas generales.

Pueden aumentar los riesgos de padecer sinusitis si se tiene:

• Pólipos nasales (crecimientos no cancerosos dentro de la nariz)
Desviación del tabique
• Alergias a sustancias del aire
• El tabaquismo o la exposición al humo de segunda mano
• Asma
Fibrosis quística
• Sistema inmunitario debilitado

Síntomas más comunes:

Dolor facial / presión, especialmente cerca de la nariz y por encima de los ojos. El dolor también puede aparecer detrás de los pómulos o por los dientes superiores.
• Con frecuencia el dolor empeora cuando te inclinas hacia adelante o te recuestas, lo que aumenta la presión sobre los senos afectados.
Secreción nasal que podría tener bastante espesor y con pus.
• Pérdida del olfato.
Tos.