Síntomas y causas del pie de atleta
El pie de atleta es un trastorno de la piel muy común. Los dermatofitos que causan el pie de atleta y las infecciones similares, llamadas infecciones por tiña, viven en los tejidos muertos del cabello, las uñas y las capas externas de la piel. El pie de atleta producirse a partir de de otras infecciones micóticas de la piel tales como la tiña inguinal.

El cuerpo alberga una variedad de microorganismos, incluidas las bacterias, infecciones por dermatofitos, levaduras y hongos. Algunos son útiles para el cuerpo. Otros pueden, en condiciones adecuadas, multiplicarse rápidamente y causar infecciones. El hongo que causa el pie de atleta nace en áreas cálidas y húmedas. La susceptibilidad a la infección se incrementa por la falta de higiene, la falta de traspiración de la zona, el calzado, la piel húmeda y las lesiones leves de la piel o uñas.

Este tipo de infecciones son contagiosas, y se pueden transmitir por contacto directo o por contacto, como por ejemplo con los zapatos, los calcetines y diferentes superficies. También puede transmitirse por el contacto con mascotas que portan el hongo. El pie de atleta puede durar mucho o poco tiempo y puede reaparecer después del tratamiento.

Algunos de sus síntomas son la picazón y el ardor de la zona. En la exploración, la zona afectada aparecerá rojiza y escamosa. La zona que rodea la infección suele ser blanquecina debido a la maceración de la piel causada por el ambiente húmedo. Puede afectar a las uñas y otras partes del pie. Si afecta a las uñas están suelen quedarse descoloridas, se vuelven más densas y se desmoronan.