Síntomas y prevención del infarto de miocardio
El infarto de miocardio se produce cuando muere una porción del músculo cardíaco debida a la obstrucción de una arteria coronaria. Debido a esta obstrucción la sangre deja de llegar al músculo cardiaco y si esto sucede durante demasiado tiempo, el tejido de esa zona muere y ya no se regenera.

Los síntomas del infarto de miocardio son:

– Dolor torácico intenso y prolongado. El paciente percibe una presión intensa que se puede extender a los brazos a y los hombros, sobre todo en el lado izquierdo del cuerpo. También en ocasiones el dolor se irradia hacia la espalda, la mandíbula e incluso los dientes.

Los pacientes describen este dolor como si un puño les retorciera al corazón. Es similar al dolor producido por la angina de pecho, pero se prolonga durante más tiempo y no responde a la toma de nitroglicerina bajo la lengua.

Existen casos, como en los pacientes diabéticos, en los que el dolor se percibe en la parte superior del abdomen y a menudo se confunde con una indigestión.

– Dificultad para respirar

– Mareo: no se produce siempre, tan sólo en algunos casos.

– También se pueden sufrir náuseas, vómitos, desfallecimiento y sudoración abundante.

Para prevenir el infarto es necesario llevar un modo de vida saludable, y sobre todo:

– Dejar de fumar

– Seguir una dieta equilibrada, rica en frutas, verduras, legumbres y cereales.

– Hacer ejercicio.

– Evitar las bebidas alcohólicas

Cuando se sienten los síntomas de un infarto, lo primero que hay que hacer es avisar a los servicios de emergencia y a continuación pueden tomar una aspirina, que ayuda a inhibir la formación de coágulos en las arterias.

Una vez que el paciente esté en el hospital, puede recibir distintos tipos de tratamiento, como oxígeno, analgésicos, betabloqueantes, trombolíticos, antiagregantes plaquetarios y antagonistas del calcio