Sonambulismo, caminar dormido
Se define así al trastorno del sueño que hace que una persona camine o realice cualquier otra actividad mientras está dormida.

Mientras dormimos, pasamos por diferentes fases del sueño. Una de ellas es el sueño profundo, que es el más tranquilo y otro es el sueño activo, que es esa parte del tiempo en la que soñamos. Curiosamente, el sonambulismo no se da durante la parte activa, sino que suele ocurrir en las primeras horas de sueño, en la fase denominada de sueño profundo, fase que también se denomina de ondas lentas.

En los niños, el sonambulismo suele estar relacionado con el cansancio o la ansiedad. En los adultos, puede estar asociado a otros trastornos mentales o puede ser debido a reacciones provocadas por la droga y el alcohol.

Se puede ser sonámbulo a cualquier edad, aunque normalmente lo sufren los niños entre los cuatro y los ocho años de edad y, según diversos estudios, puede tener carácter hereditario.

Resulta curioso ver a un sonámbulo mientras camina, ya que parece imposible que esté durmiendo. Durante la fase de sonambulismo las personas se levantan y caminan alrededor de los muebles, van al baño o se pueden vestir y desvestir y realizar otra serie de tareas complejas. Normalmente tras el episodio de sonambulismo vuelven a dormir.

De las películas hemos heredado la creencia de que resulta peligroso despertar a un sonámbulo, pero no es así. Sin embargo, si le despertamos, se mostrará confuso y desorientado hasta que comprenda lo que ha ocurrido. Por ello lo mejor es acompañarle a la cama y ayudarle a que se acueste.

Si los episodios de sonambulismo son muy frecuentes, deberemos tomar las medidas necesarias para que el sonámbulo no tenga ningún accidente, por lo que haremos lo posible para evitar que se caigan o tropiecen o que salgan de casa andando en medio de un episodio de sonambulismo.

Para prevenir el sonambulismo, deberemos evitar el consumo de alcohol, el cansancio excesivo o el estrés, ya que pueden desencadenar episodios de este tipo.