Spinning en el gimnasio
Si te encanta dar largos paseos con tu bicicleta los días soleados pero durante el invierno no sabes que hacer, lo mejor es que practiques en el gimnasio o en casa con una bicicleta estática. Las clases de spinning llevan desde los años 80 en funcionamiento pero hasta no hace demasiado tiempo no han tenido tantos adeptos como ahora.

El spinning se realiza a un ritmo rápido y las clases siempre están dirigidas por un instructor que coordina en todo momento el ritmo que ha de llevarse. Son sesiones muy intensas donde se garantiza un aumento del bombeo del corazón y suda todo el cuerpo. Al realizar este tipo de ciclismo indoor regularmente puedes:

• Aumenta tu capacidad cardiovascular
• Fortalecer los músculos
• Mejorar la resistencia

Pero esta clase de fitness tan duao no es para todos. Es recomendable para deportistas experimentados, aunque la mayoría de los aficionados con una buena forma física pueden encontrar este deporte como un verdadero desafío. Si quieres empezar a practicar este deporte, lo mejor y más recomendable es que consultes con tu médico antes de iniciar un programa de ejercicios.
Cada alumno tendrá una bicicleta que tendrá que regular según sus características corporales:

• La altura del asiento. La rodilla debe estar ligeramente flexionada (entre 15-20 grados) cuando la pierna realice el giro completo con el pie sobre el pedal.
• Altura del manillar. Comienza con el manillar situado en un nivel superior. A medida que vayas cogiendo práctica, puedes ir bajándolo.
• Distancia entre el asiento y el manillar. Los codos deben estar ligeramente doblados y debes estar cómodo cuando te aferres al manillar.