Mala circulación en las mujeres
La mala circulación es una de las peores pesadillas de muchas mujeres, y es que no solamente provoca pesadez sino que además tiene unos efectos estéticos que a muchas nos gustaría hacer desaparecer a golpe de varita.

¿Sufres problemas de circulación y no eres consciente? Compruébalo a continuación, pues te contamos algunos de los síntomas más habituales de este tipo de problemas en el caso del género femenino.

Mala circulación en las mujeres

Ejercicios para mejorar la circulación
Para que nuestro organismo funcione correctamente, es importante que la circulación sanguínea se realice adecuadamente. Sin embargo, la mayoría de nosotros llevamos un estilo de vida sedentario que puede perjudicar este buen funcionamiento, haciendo así que el transporte de oxígeno y otros nutrientes a las células se ralentice y empeore, lo que a la larga impacta sobre nuestro estado de salud general. Para evitar esto, podemos realizar una serie de ejercicios que nos ayuden a mejorar la circulación y, por tanto, nuestra salud:

– Túmbate boca abajo y estira las piernas, de forma que los pies queden apoyados en el suelo. Coloca las manos a los lados del cuerpo, por delante de los hombros y aproxima el mentón al suelo. A continuación inspira empujándote con los brazos, pero sin llegar a estirar totalmente los codos mientras, lentamente, llevas el cuerpo hacia atrás. Mira hacia arriba, relajando los hombros y el cuello, arqueando la espalda cuando puedas, pero sin llegar a notar dolor.

Ejercicios para mejorar la circulación

Consejos para hacer ejercicio en la oficina
La mayoría de las personas que trabajamos frente a un ordenador estamos acostumbrados a estar una media de 6 u 8 horas diarias sentados, algo que podría considerarse un auténtico crimen contra la circulación sanguínea de nuestro cuerpo.

Sin embargo, estar en la oficina no tiene que limitarte a la hora de hacer el máximo ejercicio dentro de las posibilidades, que a decir verdad no son muchas. En el siguiente artículo te dejamos algunas buenas ideas: adáptalas a tu día a día y notarás el cambio incluso en tu estado de ánimo.

Consejos para hacer ejercicio en la oficina

Mejorar la circulación de las piernas
Estar muchas horas de pie, sentados, un estilo de vida sedentario, la herencia o la mala alimentación influyen en que tengamos una mala circulación en las piernas, que se produce sobre todo en el retorno venoso, es decir, la sangre que tiene que volver de las extremidades inferiores al corazón. Las consecuencias de esto son hinchazón en la piernas (edema), dolor y sensación de cansancio en las extremidades.

Lo mejor para mejorar la circulación es hacer ejercicio de forma regular, como caminar o nadar, pero a veces esto no es suficiente y hay que combinarlo con algunas medidas adicionales, como son:

– Dormir con las piernas elevadas con un cojín o un almohadón, pero cuidando de que no sea demasiado alto. Esto facilitará la circulación y nos levantaremos con las piernas más descansadas.

– Varias veces al día nos ducharemos las piernas alternando agua fría y caliente, terminando siempre por la fría. Si tienes la suerte de vivir junto al mar, un paseo por la orilla tendrá un efecto más beneficios aún.

Mejorar la circulación de las piernas

Mala circulación
Cada uno de los miles de millones de células que componen el cuerpo humano, son alimentadas y sostenidas por la circulación sanguínea. Nuestro sistema circulatorio se encarga del suministro de oxígeno, nutrientes, y elimina los productos de desecho como por ejemplo el dióxido de carbono creado a través de la respiración de cada célula en el cuerpo. Cuando este sistema de circulación de la sangre no funciona bien, pueden sufrirse muchos problemas.

La mala circulación puede ser una lenta asesina y por lo tanto, es absolutamente necesario que se tomen medidas para curar este problema. La mala circulación en las manos y en los pies suele ser un problema generalizado entre las personas mayores. Muchas personas ignoran los síntomas de la mala circulación hasta que el problema se convierte en algo grave. Te recomendamos que consultes con tu médico habitual si tienes alguno de los siguientes síntomas:

- Frialdad
Si la frialdad persiste en cualquier parte del cuerpo es un signo de mala circulación.

- Calambres
Los calambres en las piernas o en las manos hasta el punto de paralizar el movimiento, son otro signo de mala circulación que se debe vigilar.

- Entumecimiento
Este problema pude hacer que sientas entumecimiento o debilidad en cualquier parte del cuerpo de forma persistente. El entumecimiento se puede producir cuando se está de pie o sentado durante demasiado tiempo.

- Llagas
Si te salen constantemente llagas en las manos y en los pies que tarden demasiado tiempo en curar, acude al médico y coméntaselo.

- Pérdida de cabello
Una mala circulación sanguínea puede causar una escasez de minerales y nutrientes corporales que pueden producir la pérdida de pelo y la descamación o agrietamiento de las uñas.