Terapia cognitiva-conductual para poder dormir
¿Harto de dar vueltas en la cama sin poder dormir? ¿Estás agotada ya que te has levantado en repetidas ocasiones desde las tres de la mañana? Hay una terapia que te puede ayudar a solventar este tipo de problemas: terapia de conversación. Las pastillas para dormir pueden ayudarte a conseguir que el insomnio solo se produzca de vez en cuando, pero no son una solución para el insomnio crónico. También, pueden provocar somnolencia y otros efectos secundarios.

La terapia cognitiva-conductual está libre de estos inconvenientes, y es más segura y efectiva. Esta terapia se centra en reuniones periódicas con un terapeuta especializado. Normalmente estas reuniones se realizan en un periodo de entre 4-8 semanas. El terapeuta te enseñará las estrategias que usan en diferentes casos para superar el problema y dormir mejor.

La TCC combina la terapia cognitiva con las terapias de comportamiento para ayudar a tratar el insomnio. Puede estudiar la ansiedad y las creencias equivocadas que se tienen sobre el sueño. Por ejemplo, no poder conciliar el sueño puede causa ansiedad, lo que dificulta mucho más el poder dormir. El terapeuta te ayudará a reconocer estos patrones y a encontrar maneras para deshacerse de ellos.

Las terapias conductuales suelen incluir el control del estímulo. Si tienes problemas para conciliar el sueño, con el tiempo, la hora de irse a la cama puede convertirse en un verdadero sufrimiento. El objetivo del control de los estímulos es cambiar este sentimiento, ayudando a que una vez más se asocie la cama con el sueño y no con el temor. Actividades tales como ver televisión, leer o trabajar se deben hacer en otra habitación, ya que están vinculados a la vigilia, es decir, a no dormir.