Terapia hormonal sustitutiva para la menopausia
Para muchas mujeres para las que la menopausia es casi un calvario, con una gran disminución de su calidad de vida. Este último grupo de mujeres podrá utilizarse con un tratamiento hormonal sustitutivo, que consiste en la administración de las hormonas que elaboran los ovarios una vez que estos han dejado de funcionar. En cualquier caso, es necesario que la mujer acepte el tratamiento y que no sufra otras dolencias que lo desaconsejen.

Esta terapia está especialmente indicada en los siguientes casos:

– Menopausia precoz, espontánea o quirúrgica, ya que estas pacientes tienen mayor riesgo de sufrir los efectos derivados de la disminución del nivel de estrógenos.

– Mujeres con gran sintomatología de la menopausia, como sofocos importantes, insomnio o malestar general.

– Mujeres que presenten osteoporosis o un gran riesgo de padecerla. En este caso, con el tratamiento hormonal sustitutivo se puede detener la pérdida de masa ósea.

– Mujeres que hayan sufrido un infarto o presenten riesgo de sufrirlo. Las hormonas femeninas protegen el sistema cardiovascular de las mujeres, por lo que su riesgo de sufrir un infarto es mucho menor que el de los hombres hasta que entran en la menopausia, momento en el que el riesgo se equilibra. ,,

Existen distintos tipos de terapia hormonal:

– Estrógenos solos, que suelen indicarse para las mujeres a las que se ha extirpado el útero.

– Estrógenos y progestágenos, para mujeres que conservan su matriz.

Sin embargo, se debe tener en cuenta que el tratamiento está contraindicado en los siguientes casos:

– Antecedentes de cáncer de mama o endometrio

– Antecedentes de tromboflebitis o tromboembolismo

– Hipertensión arterial grave o afecciones vasculares graves.

– Enfermedad hepática grave.

– Diabetes mellitus grave.