Existen muchos mitos acerca del aceite, desde que es malo para la salud hasta que es demasiado calórico y no se recomienda para determinadas dietas. Lo mejor para salir de dudas es conocer los diferentes tipos de aceites que se pueden encontrar en el mercado. Pero ya adelantamos una cosa: el aceite de oliva crudo es un alimento natural con muchas propiedades y cualidades nutricionales y curativas.

De hecho, algunos nutricionistas recomiendan tomar una cucharada de aceite de oliva crudo con un poco de limón todas las mañanas. Ingerido de esta esta forma lo convertimos en un maravilloso depurativo, desintoxicante natural, reduce el colesterol y nos ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares.

Pon un poco de aceite en tu vida

Tipos de aceites

1. Aceite de algodón
Se obtiene como subproducto de las semillas de la planta del algodón. Es rico en ácido palmítico y especialmente en linoleico. Se utiliza poco aunque lo podemos encontrar en margarinas, como aliño de ensaladas y en frituras de aperitivos.

2. Aceite de maíz
Se elabora como subproducto de la obtención del almidón. Es super rico en ácidos grasos poliinsaturados (más del 50% es ácido linoleico) y además tiene much vitamina E. Se emplea para la elaboración de margarinas, mayonesas y en algunos países como aliño de ensaladas.

3. Aceite de cacahuete
Se extrae de la misma planta de donde se recoge el fruto seco. Es muy popular en el parte del Sudeste Asiático. Es un aceite con abundante ácido oleico y linoleico, aunque este último en menor medida.

4. Aceite de soja
Se obtiene a partir de las semillas de donde crece la soja, es el aceite de mayor producción mundial. Es rico en ácido oleico y linoleico. Tiene un elevado contenido en ácidos graso poliinsaturados lo que hace que se enrancie más rápido que los demás. Lo encontramos en margarinas, como aliño de ensaladas y en horneados y frituras variadas.

Pon un poco de aceite en tu vida
5. Aceite de girasol
Es el más consumido en Europa, especialmente en el norte. Se obtiene por el prensado de la semilla, su componente principal es el ácido linoleico (más del 60%) y después el oleico (más del 20%). A nivel nutricional es bueno por su alto contenido en ácidos grasos poliinsaturados y ácidos grasos monoinsaturados. Además, es más barato que los otros tipos de aceites.

6. Aceite de palma
Se extrae del fruto y de la semilla de la palmera, destaca por su elevado contenido en ácidos grasos saturados (más del 50%) algo que no es demasiado bueno porque en cantidades elevadas o consumo prolongado en el tiempo puede traer consigo un aumento en el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

7. Aceite de oliva
Sin duda, el más consumido en España. Es un aceite muy sabroso y con bastantes ácidos grasos monoinsaturados, por lo que se debe de tomar con moderación y evitar las frituras con el mismo. Es perfecto para aliñar las ensaladas, verduras o preparar mayonesas. Dentro de todas las variedades de aceite de oliva el virgen es el más recomendado ya que es natural. Es el que nos aporta más vitamina E.

Otros tipos de aceite menos comunes son de cártamo, canola, sésamo, coco y linaza. También en las farmacias se puede encontrar aceite acalorico que tiene muchas menos calorías que el resto pero no sirve para cocinar, sino que se toma en crudo para el estreñimiento y otros males.