Tipos de bronquitis
Cada vez que respiramos, el aire viaja a través de unas ramificaciones conocidas como bronquios. Cada uno de estos conductos tubulares pasa a los pulmones, donde se ramifican en bronquios secundarios y en vías respiratorias más pequeñas. La irritación e inflamación en cualquier lugar a lo largo de estas vías produce la tos. La tos es un acto reflejo que intenta deshacerse de las secreciones que pueden producirse por la infección del árbol bronquial. Estos son algunos de los tipos más normales:

- La bronquitis aguda es una inflamación de los bronquios causada por una infección o irritación. La causa más común por la que se produce, es por una infección viral. Cuando se infectan los tubos bronquiales, se hincha el revestimiento interior y se forma el moco (o flema), que es un líquido espeso que se acumula en su interior. La infección suele desaparecer en unos pocos días. Sin embargo, la tos, el síntoma principal, puede durar más tiempo.

- La bronquitis crónica se caracteriza por ser una continua inflamación de los bronquios. Para denominarla crónica, se debe tener una tos con producción de moco en la mayoría de los días, durante al menos tres meses al año durante dos años consecutivos. Este tipo de bronquitis es también conocida como enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Aumenta el riesgo de bronquitis si:
- Fumas. El humo del tabaco (y el humo como fumador pasivo) irrita los bronquios y el tejido pulmonar.
- Tener la enfermedad de reflujo gastroesofágico. La persistencia de los ácidos del estómago al esófago en las vías respiratorias puede causar tos crónica.
- Tener una menor resistencia a las infecciones. Los niños pequeños, personas mayores y aquellos con un sistema inmune debilitado debido a diferentes enfermedades crónicas son más susceptibles a las infecciones respiratorias.