Tomar el sol sin riesgo
Cuando llega el verano tenemos ganas de tomar el sol para ponernos morenos, lucir una piel saludable color bronce. Sin embargo, hay que tomar precauciones para broncearnos de manera segura y no correr riesgos innecesarios para nuestra salud.

Tomar el sol sin riesgo
Aplica crema protectora solar una media hora antes de exponerte a los rayos del sol. Si te metes en una piscina o en el mar, refuerza la aplicación cada vez que salgas del agua. Sin embargo, sería bueno que el protector sea resistente al agua, ya que dentro del agua el sol también quema.

Tomar el sol sin riesgo
Permanece a la sombra las horas de sol más intenso, especialmente a partir de las 12 del medio día. En ese momento, el sol es cuando está más cerca de la Tierra y los rayos son más intensos, y por lo tanto más peligros.

Tomar el sol sin riesgo
Vístete siempre que puedas con ropa amplia, de colores claros y larga para que te proteja del sol, puedes conseguir una tonalidad más bronceada poco a poco, no es bueno quemarse.

Tomar el sol sin riesgo
Recuerda que los días nublados son igual de peligrosos, los rayos UV dañinos para la piel llegan igual aun habiendo nubes en el cielo. Usa protector solar durante todo el día, hasta que se ponga el sol.

Tomar el sol sin riesgo
Utiliza un sombrero o una gorra siempre que sea posible, especialmente para proteger tu cabeza y hombros. La piel de esas zonas es altamente sensible ya que es más finita y no necesita exposición directa para broncearla.

Tomar el sol sin riesgo
Ponte gafas de sol que garanticen el bloqueo de los rayos solares. Procura comprarlas en tiendas especializadas. No te dejes tentar por los puestos ambulantes que ofrecen lentes de mala calidad y sin buenos filtros de los rayos solares.

Tomar el sol sin riesgo
Si realizas actividad física, ponte protector más a menudo, ya que el sudor elimina buena parte del mismo y la protección se reduce. Recuerda que es preferible conseguir el color deseado de forma lenta y progresiva.

Tomar el sol sin riesgo
Bebe como mínimo dos litros de agua al día para hidratarte.

Tomar el sol sin riesgo
Come de forma regular para que tu piel tenga vitaminas, es muy recomendable la zanahoria, en general todas las frutas y hortalizas son buenas para la piel. Ante cualquier duda o problema de piel consulta con tu médico de cabecera.