Tratamiento para la gripe
La gripe es una infección viral de las vías respiratorias sumamente contagiosa. Aunque afecta a todas las edades, los niños tienden a contraerla con mayor frecuencia que los adultos. Se trata de una enfermedad transmisible aguda producida por un virus que se puede presentar esporádicamente, estacionalmente o por epidemia. Incluso, puede convertirse en pandemia. Por si fuera poco, la presencia de la gripe en el organismo facilita otras infecciones, como neumonía o bronquitis.

Como sabes, la gripe puede llegar a ser muy grave, sobre todo en pacientes de alto riesgo, afectados por asma, diabetes, insuficiencia cardiaca o las personas mayores y muy jóvenes. Todos tenemos claros los síntomas (fiebre, dolor de cabeza y de garganta, dolores musculares, abatimiento, fatiga, tos seca, ojos llorosos, congestión, destilación nasal…), pero la mayoría no saben mucho sobre el tratamiento.
Tratamiento para la gripe

Diferenciar entre gripe y resfriado

Por supuesto, antes de comenzar a tomar ningún tipo de medicamento debes asegurarte de qué tipo de enfermedad tienes acudiendo a un especialista. De hecho, mucha gente confunde la gripe con un simple resfriado, así que es importante que sepas diferenciar entre ambas dolencias.

Tratamiento

Desafortunadamente, no existe ningún tratamiento para hacer desaparecer la gripe de un plumazo, sino medicamentos para combatir los síntomas. Así, si acudes al médico seguramente te recetará paracetamol y ácido acetilsalicílico, que son los medicamentos más útiles para la fiebre y el dolor. Además, otros síntomas pueden tratarse de forma puntual.

Tratamiento para la gripe

Los antibióticos no son útiles para la gripe

Lo que sí tienes que tener claro es que no se deben tomar antibióticos, ya que la gripe es causada por un virus, y los antibióticos atacan a las bacterias; por eso solo son recomendables en caso de presentarse sobreinfección bacteriana. Por el contrario, el descanso es absolutamente necesario para ayudar a mejorar la infección.