Tratar el dolor del cáncer
El cáncer no siempre tiene por qué causar dolor, sin embargo, algunas veces sí lo hace. Si tienes dolor, no trates de aguantarlo. El dolor del cáncer puede ser tratado, y en la mayoría de los casos se puede aliviar o al menos reducir en gran medida. Tratar el dolor puede ayudarte a mantenerte activo, dormir mejor y evitar la depresión. A continuación, tienes unos cuantos hechos que debes conocer acerca de este dolor:

– El manejo del dolor forma parte de los tratamientos contra el cáncer. Tu médico debe conocer los dolores que tienes para poder ayudarte.

– El dolor es más fácil de controlar si se trata de inmediato. No dejes pasar los días ya que es probable que el dolor empeore y sea más difícil de controlar. .

– No te preocupes por el tema de hacerte adicto a los analgésicos. El temor a la adicción impide que muchas personas se tomen medicamentos fuertes para el dolor. Si tomas una medicación según lo prescrito por tu médico, es muy poco probable que te vuelvas adicto. De todas formas explica a tu médico los efectos que te producen los medicamente contra el dolor: sueño, mareos…

– Si notas que el dolor vuelve, coméntaselo a tu médico para que este te cambie la dosis o te prescriba otro medicamento.

La mayoría de los dolores son causados por el cáncer en sí. A menudo se produce porque el tumor está presionando los nervios, órganos o huesos. Otra cosa que puede producir dolor son los tratamientos para luchar contra el cáncer como la quimioterapia y la radioterapia. A veces pueden causar efectos secundarios dolorosos, como llagas en la boca o cicatrices.