Cómo tratar los mareos cervicales
Los mareos cervicales son un problema de salud que afecta a una parte importante de la sociedad, desde personas de avanzada a edad a gente joven. Dichos mareos se deben a cierta descolocación de algunas de las vertebras que sujetan a la cabeza. Los síntomas son muy variados y los más habituales consisten en naúseas, calambres, dolor de cabeza y fuertes mareos.

Las causas pueden ser muchas y dependiendo de las mismas, el tratamiento será uno u otro. Si padeces de dichos mareos, no pierdas detalle de cual es la mejor manera de tratarlos para que puedas estar de nuevo físicamente bien.

Causas de los mareos cervicales

La principal causa por la que una persona puede sufrir mareos cervicales se debe a una contractura muscular que se haya producido dicha persona por una mala postura a la hora de dormir o por un accidente. Dicha contractura hace que toda la zona del cuello se tense en exceso. Dicha tensión hace que las vertebras se descompensen, apretando diversas arterias vertebrales que riegan el cerebro. Al no llegar la sangre correctamente al cerebro, la persona sufre dichos mareos cervicales. Otra de las causas más comunes de dichos mareos se puede deber a algún tipo de patología que pueda padecer dicha persona como es el caso de la artritis.

Cómo tratar los mareos cervicales

Tratamiento de los mareos cervicales

Dependiendo del origen del mareo cervical, el tratamiento será uno u otro totalmente diferente. En el caso de que se deba a una contractura muscular lo mejor es destensar la zona dolorida para que la vértebra pueda volver a su lugar de origen. El fisioterapeuta es perfecto para masajear la zona dolorida y resolver dicho problema tan doloroso. Si la causa se debe a algo más patológico como es el caso de la artrosis, lo más aconsejable consiste en iniciar un tratamiento de tipo farmacológico. Los medicamentos ayudarán a tratar la inflamación y a conseguir una rápida recuperación.

Otra de los mejores tratamientos a la hora de solucionar el tema de los mareos cervicales consiste en hacer algo de ejercicio específico como es el caso del yoga o del pilates. Este tipo de actividad física es muy buena para destensar los músculos y bajar toda la inflamación de la zona de la contractura. El tratamiento de frío calor es una técnica bastante eficaz a la hora de tratar los mareos cervicales. En primer lugar se aplica frío sobre la zona de las cervicales para bajar en la medida de lo posible la inflamación y posteriormente se aplica una ducha caliente con el fin de que los diferentes músculos se relajen.

Aparte del tratamiento, existen una serie de remedios naturales que pueden ayudar a la persona a mejorar físicamente de dichos mareos. El jengibre es una raíz que ayuda a reducir la sensación de mareo y que puedes tomar en forma de infusión. Otro tipo de infusiones que te ayudarán a rebajar la inflamación de las cervicales y a reducir los síntomas como el mareo o las nauseas son las de manzanilla, de melissa o de menta.

Si a pesar de seguir estos consejos, persiste dichos mareos cervicales, es esencial el acudir a un médico para que pueda valorar el problema y tratar el mismo de la mejor manera posible. En todo caso debes evitar el levantar más peso de lo normal y evitar malas posturas ya que de lo contrario es probable que las cervicales se descompensen dando lugar a los mareos cervicales. Espero haberte ayudado en la medida de lo posible y a partir de ahora puedas tratar de la mejor manera posible el problema de los mareos cervicales.