Vitamina B1 para levantar el ánimo
Si te sientes decaída, irritable o débil, es posible que te falte vitamina B1, que ayuda a transformar los hidratos de carbono en energía, influyendo en el sistema nervioso, en la capacidad intelectual y en el estado anímico.

La vitamina B1, o tiamina, es una sustancia hidrosoluble que se encuentra en muchos alimentos de consumo cotidiano como son los granos enteros, carnes rojas, aves, pescados, yema de huevo, hígado y legumbres. La cantidad diaria recomendable en adultos está comprendida entre 1,1 mg para las mujeres y 1,5 mg para hombres, aunque hay condiciones que permiten aumentar esta cantidad, como el embarazo o la lactancia.

La importancia de la vitamina B1

Como sabes, los hidratos de carbono son, junto a las grasas, la principal fuente de energía del organismo. Para que éstos sean utilizados durante el movimiento o la actividad física deben reducirse a la unidad predominante de energía de nuestro organismo llamada ATP. Es en este momento donde entra en juego la vitamina B1, que permite que los carbohidratos se metabolicen en el cuerpo y puedan utilizarse durante los ejercicios como fuente de energía.

Vitamina B1 para levantar el ánimo

Carencia de tiamina

Como puedes imaginar, la falta de vitamina B1 provoca algunos síntomas como el decaimiento, debilidad, alteraciones en el sistema digestivo, falta de concentración, irritabilidad o pérdida de apetito. Incluso, el déficit prolongado de esta vitamina produce Beri Beri, una enfermedad caracterizada por desordenes gastrointestinales, debilidad muscular o parálisis de los miembros inferiores del cuerpo (neuritis múltiple), falta de coordinación, degeneración y atrofia muscular, agrandamiento del corazón, taquicardia, disnea, palpitaciones e, incluso, puede ser mortal.

Vitamina B1 para levantar el ánimo

Dieta equilibrada y variada

Un déficit de esta vitamina puede estar provocado por falta de alimentos frescos, dietas desequilibradas de adelgazamiento o un abuso de alcohol. Además, hay sustancias que inhiben la acción de la vitamina, que pueden encontrarse en algunos alimentos como los arándanos, la achicoria roja, grosellas, remolachas o betarragas, repollitos de Bruselas y repollo rojo. Así, la mejor forma de asegurarte un aporte correcto es seguir una dieta equilibrada y lo más variada posible.