Una alimentación adecuada contribuye a prevenir los resfriados