Tener la boca limpia no debería ser un privilegio sino un derecho