Cómo superar el síndrome post-vacacional
Cada vez queda menos para que acabe el verano y la mayoría ya hemos vuelto de las vacaciones. Ahora no nos queda otra que incorporarnos al trabajo y a los quehaceres diarios y esperar a que lleguen de nuevo las vacaciones.

Es durante estos días cuando muchos sufren el síndrome post-vacacional, un trastorno pasajero del estado de ánimo relacionado con la finalización de los días de descanso y la incorporación a la rutina diaria. La verdad es que después de un periodo libre de preocupaciones, las obligaciones laborales y familiares pueden ser difíciles de abordar.

El síndrome post-vacacional no existe como enfermedad desde un punto de vista estrictamente médico. Sin embargo, también tiene síntomas, que suelen ser cansancio, apatía y la irritabilidad. Las personas con más riesgo de padecer este tipo de síndrome son los insatisfechos en su trabajo o los trabajadores que tienen problemas en su ambiente laboral. Como regla general, desaparece en alrededor de una semana, aunque algunas personas pueden desarrollar un cuadro depresivo.

Cómo superar el síndrome post-vacacional
Para evitarlo, lo mejor es establecer un periodo de transición entre las vacaciones y la vuelta al trabajo, ya que apurar las vacaciones hasta el último momento puede ocasionar situaciones de estrés. Además, siempre es buena idea dejar pendientes unos días libres para repartir en los meses siguientes y, así, tener la sensación de tener vacaciones repartidas.

Algo que funciona muy bien para evitar o eliminar el síndrome post-vacacional es incorporar a la nueva rutina diaria actividades placenteras como hacer deporte o actividades lúdicas. Además, viene genial planificar las tareas pendientes en las siguientes semanas y hacerlas paulatinamente. La sensación de tenerlo todo bajo control mejorará el estrés.

También es imprescindible seguir un estilo de vida saludable: dormir bien, descansar lo suficiente y comer sano. Además, intenta tener pensamientos positivos y ser realista. Esto te ayudará a conseguir un bienestar mental.