Consejos para cuidar un piercing en la lengua
Aunque mucha gente no es consciente de ello, los piercings en la lengua y en la boca en general pueden dar lugar a complicaciones y lesiones bucodentales, especialmente si no se cuidan aspectos como la higiene. Así, además de las molestias e incomodidades típicas ocasionadas por la presencia de un objeto extraño en la boca, los piercings orales pueden interferir en los tratamientos ortodoncicos.

Otro inconveniente de los piercings orales es la acumulación de bacterias en la zona, pudiendo provocar halitosis, dolor, inflamación, sangrado e infecciones. En ocasiones, la acumulación de bacterias es tan grande que aparece una infección llamada sepsis, que causa síntomas graves. Para evitar estos problemas en la medida de lo posible, es importante tener cuidado con la higiene y la prevención de lesiones. Te damos algunos consejos para cuidar los piercings en la boca a continuación.

Primeras semanas

En primer lugar, es importante limpiar exhaustivamente el piercing durante al menos seis semanas desde la perforación, especialmente cuando se ingieren alimentos y bebidas. Además, los especialistas recomiendan evitar la ingesta de alcohol, el tabaco y los alimentos duros y pegajosos que puedan causar irritación en la zona perforada. Tampoco es recomendable el alcohol o el agua oxigenada en la zona.

Consejos para cuidar un piercing en la lengua

Correcta higiene diaria

Para una correcta higiene diaria es recomendable utilizar un enjuague bucal antiséptico después de cada comida, cepillando el pendiente de la misma forma en la que se cepillan el resto de piezas dentales. Cuando la lengua o el labio se hayan curado, lo mejor es retirar el piercing todas las noches para proceder a su cepillado y eliminación de la placa invisible.

Consejos para cuidar un piercing en la lengua

Perder algunos kilos

Es posible que durante la curación del piercing se pierdan algunos kilos. Para evitarlo, lo mejor es seguir una dieta que incluya alimentos ricos en vitaminas y proteínas.