Consejos para hacer flexiones de brazos más efectivas
Uno de los ejercicios más completos que podemos realizar son las flexiones de brazos, ya que nos van a permitir entrenar todo el tren superior, hombros, brazos, pectorales y espalda, mejorando con ello nuestra fuerza y resistencia y nuestra postura. Aunque todos hemos practicado estas flexiones, no siempre lo hacemos de forma correcta, lo que supone una pérdida de eficacia del ejercicio al tiempo que se incrementa la posibilidad de que suframos una lesión.

Es muy importante, a la hora de realizarlas, mantener la espalda recta, por lo que deberemos evitar que la pelvis se hunda. De no hacerlo así, todo el esfuerzo que hagamos será inútil ya que no tendrá la repercusión deseada. Si somos principiantes o si no podemos mantener la espalda recta, lo mejor es hacer las flexiones apoyando las rodillas en el suelo.

Deberemos evitar también realizar movimientos bruscos con los brazos a la hora de elevar el cuerpo y no desplomarnos sobre el suelo cuando flexionemos los brazos, ya que ello podía acarrearnos alguna lesión. Aunque quienes tienen más experiencia pueden realizar estas flexiones rápidamente, lo mejor es comenzar haciéndolas de forma más lenta, de forma que nos aseguremos de que controlamos bien todos nuestros movimientos. Con la práctica, si lo deseamos, podemos ir acelerando.

Las manos y los brazos deben permanecer paralelos al cuerpo. La altura de las manos es importante, ya que dependiendo de ella, trabajaremos más unos músculos de los brazos que otros. Con las manos a la altura de los hombros apoyadas en el suelo, fortaleceremos los deltoides pectorales y los músculos del brazo, sobre todo el tríceps. Si apoyamos las manos a la altura de la cabeza, trabajaremos sobre todo los tríceps y si apoyamos las manos en el suelo a la altura de la cadera, trabajaremos más los bíceps. Si somos principiantes, lo mejor es comenzar con las manos a la altura de los hombros.