Contorsionismo: la doble articulación