Descifrado el genoma de la leucemia linfática crónica