El hierro, la mejor fuente de energía